11
Feb

Musealización en Herrera de Pisuerga

Written on February 11, 2008 by Roberto Arribas in Highlights

Inauguracion Herrera.jpg

El Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, el alcalde de Herrera de Pisuerga, Javier San Millán y otras autoridades locales y regionales inauguraron la musealización de los restos de la muralla de la Legio IIII Macedonica, que fueron excavados en la remodelación de la playa mayor de Herrera de Pisuerga (Palencia).

 

 

 

  

 

 

Cristal que protege los restos en la plaza mayor.JPG

 

Un grupo de arqueólogos, dirigidos por el profesor de la IE Universidad, Emilio Illarregui, excavó durante el verano de 2007 restos del recinto amurallado de la Legio IIII Macedonica. Tras su excavación, los expertos procedieron a su puesta en valor de este proyecto de investigación que la Universidad SEK, actual IE Universidad, viene realizando desde hace veinte años con el apoyo de la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Herrera de Pisuerga.

 

 

 

Plano de situación.jpg

MURALLA ROMANA

Los restos arqueológicos del campamento romano están declarados Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica, con fecha de 22 de abril de 1993. Las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los últimos años por Cesáreo PérezEmilio Illarregui y su equipo (con el apoyo de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de Herrera de Pisuerga) confirman que nos encontramos ante un asentamiento militar fundado ex novo para albergar a la Legio IIII Macedonica, uno de los cuerpos militares que participaron en las Guerras Cántabras.

 

Durante los trabajos de renovación de la plaza mayor de Herrera se realizó una intervención arqueológica en la que se documentó la muralla, dentro de la política de puesta en valor del patrimonio arqueológico de este importante yacimiento.

 

 

 

Pisoraca, campamento romano.jpg
PISORACA, CAMPAMENTO ROMANO

La localización de numerosos testimonios de carácter epigráfico y arqueológico, entre los que destacan las estampillas de L y Q.  Terentivs, figlinarius de la Legio IIII Macedonica, impresas sobre recipientes de terra sigillata, confirman la presencia de dicho ejército en Herrera a partir de los años 20/15 a.C., aunque tal vez debamos adelantar esta cronología algunos años. Estas tropas permanecen de guarnición militar en tierras palentinas hasta 39 d.C, año en que parten hacia Germania.

 

El asentamiento es de nuevo ocupado, tal vez tras un intermedio de varios años, por una unidad auxiliar de caballería: el Ala Parthorum, estacionada en este lugar a lo largo de la segunda mitad del siglo I y la Cohors I Gallica C R hasta el sII d.C.

 

A partir de ese momento el casco urbano de Herrera, que habla albergado sucesivamente dos recintos militares, parece sufrir una transformación, mientras la población se concentra al sur del mismo, en el lugar de las antiguas cannabae legionarias y el casco urbano de la ciudad de Herrera de Pisuerga.

 

Los testimonios constructivos y materiales de los siglos II al IV son mucho menos numerosos que los que conocemos para la etapa anterior.

 

En el siglo V, Herrera recupera el papel militar como gran centro de operaciones germánicas contra los Pueblos del Norte peninsular.

 

Pisoraca, ciudad.jpg
PISORACA, CIUDAD

El proceso romanizador avanza después de las Guerras Cántabras (29-19 a. C.), ascendiendo por la cuenca del Ebro hacia el Cantábrico, vía natural que acelerará las comunicaciones en época de Vespasiano, en la segunda mitad del S. I d.C.

 

Por lógica, se podría decir a la vista de los acontecimientos que los asentamientos son más antiguos cuanto más nos acercamos al área mediterránea, inicio de las colonizaciones, y más modernos en dirección al interior o hacia el Cantábrico.

 

Los asentamientos campamentales, que con el paso del tiempo se convertirán en ciudades como es el caso de Segisamo (Sasamón, Burgos), Asturica Augusta (Astorga, León), Pisoraca (Herrera de Pisuerga, Palencia) y Rosino de Vidriales (Zamora).

 

Con la llegada de estos contingentes militares, la necesidad básica es la articulación y movimientos rápidos de las tropas, dependiendo de los frentes de lucha, hacia el mar Cantábrico y hacia el Oeste.

 

Queda completada en los puntos cardinales la variedad de calzadas en los últimos años de Augusto y Tiberio, que tienen a Herrera de Pisuerga como centro neurálgico.

 

Con este primer paso de construcción de infraestructuras ya tenemos el pilar que favorece las comunicaciones terrestres.

 

Lienzo de muralla.jpg
LIENZO DE MURALLA

Es cuando acaban estas Guerras Cántabras cuando la actividad legionaria se puede diversificar a otras campos de actuación, al reducir su esfuerzo a vigilar e intentar dominar y someter los atisbos de posibles levantamientos.

 

La legión tendrá un territorio (prata militaria) en el cual, aparte de la función antes mencionada, se dedicará a funciones administrativas como la construcción y conservación de las calzadas y la labor fiscal de recaudar impuestos. En este marco se encuadra la construcción de una muralla más sólida, a la que corresponderían los restos que aquí mostramos.

 

Se trata de la muralla de la III fase legionaria, fechada entre el 12 a.C y el 20 d.C. Bajo el antiguo Cine Arroyo se conservan dos cubos y el foso de esta misma muralla.

 

Previamente hubo una muralla de tierra y madera y una primera petrificación de la que se conservan restos junto a la Ermita de nuestra Señora del Burejo y Avda. Eusebio Salvador.

 

Una muralla posterior fue excavada bajo la calle la Piedad correspondiente al recinto del Ala Parthorum.

 

Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept