14
Jan

Un hombre del Renacimiento en el siglo XXI

Written on January 14, 2016 by Roberto Arribas in Uncategorized

El profesor Juan José Prat Ferrer, con una admirable trayectoria vital y profesional, es uno de los mayores expertos internacionales en el estudio de la folclorística

juanjoprat2La polimatía es la sabiduría en múltiples campos del conocimiento. Hombres del Renacimiento como Leonardo Da Vinci, Johannes Gutenberg o Galileo Galillei eran ejemplos de genios polímatas: aventureros y con una gran confianza en sus capacidades individuales. Hoy día es difícil encontrar este tipo de sabios, pero sí existen auténticos hombres del Renacimiento en pleno siglo XXI. Uno de ellos es el doctor Juan José Prat Ferrer, un profesor universitario en IE University con una admirable trayectoria vital y profesional, que ha trabajado en varias universidades de Estados Unidos y España.

Juan José Prat pertenece a este tipo personas con una gran experiencia de vida, humanista de corazón y un erudito en toda regla, es además un profesor muy querido por sus alumnos y compañeros. Actualmente, Prat es considerado como uno de los mayores expertos internacionales en el estudio de la folclorística y su obra está considerada como un referente indispensable para todo investigador interesado en lo popular.

Suena a tópico, pero Juan José Prat Ferrer es un hombre hecho a sí mismo. Su camino hasta llegar a ser un académico de referencia, con dos doctorados y un número significativo de publicaciones científicas, ha sido de lo más singular.  En su trayectoria, el profesor Prat siempre mantuvo un alma inquieta que le empujaba a conocer cada día un poco más del mundo que le rodeaba.

Orígenes cubanos

Juan José Prat Ferrer nació en Camagüey, Cuba en  1953 en el seno de una familia catalano-mallorquina. A los tres años quedó huérfano de madre y junto con su hermano fue criado por su tía paterna, casada con un asturiano, una persona muy querida en esta ciudad. “Tío Gayo fue la persona que sirvió de modelo de vida para mí”, recuerda.

A los siete años, en plena crisis de los misiles, fue enviado, junto con su hermano, a Asturias con la familia de su tío. En esa España conoció lo que era vivir con apuros económicos, pero con dignidad. Becado por el Centro Asturiano, pudo recibir una buena educación en un colegio privado: “Con los escolapios estudié desde Ingreso hasta Preu”.

A los dieciséis años los dos hermanos marchan a Estados Unidos a reunirse con su padre y una nueva madrastra. “Conocí el Nueva York de la última época hippie, de la Guerra de Vietnam: había mucho activismo social”, dice. Para costearse los estudios trabajó de mozo de almacén, dependiente de una bombonería, decorador de escaparates, despachador de vuelos chárter en el aeropuerto, y además daba clases de español y guitarra cuando se terciaba.  Así sacó una licenciatura en Románicas en el City College de Nueva York.

Cuando sus padres decidieron marchar a Venezuela para hacer negocios, los hermanos se quedaron en Nueva York. En esa época trabajaba para Merrill Lynch, justo frente al World Trade Center. De sus inquietudes literarias, quedan publicaciones de poesía de corte clásico y una colección de cuentos en el suplemento cultural del Diario La Prensa de Nueva York. Durante su etapa neoyorquina también participó como actor y asistente de dirección en teatros latinos “off-off Broadway” de la ciudad.

En 1981 se muda a Los Ángeles, California, donde trabaja también para la bolsa. “No era mi vocación, pero parece que se me daba bien organizar cosas”, afirma con una sonrisa. Gracias a una beca de estudios, pudo dejar la bolsa e ingresar en la UCLA, donde pronto consiguió trabajo como profesor de español mientras se especializaba en dialectología y lingüística diacrónica, y en literatura hispano-portuguesa. Recibió el título de Doctor of Philosophy 1989 en esta misma universidad.

En 1985 Juanjo Prat fue miembro fundador de un asilo-hogar para enfermos mentales sin techo, Los Angeles Men’s Place, y trabajó intensamente en su puesta en marcha. De aquella etapa, recuerda que  “fue una experiencia muy dura, pero enriquecedora, pues llegué a comprender mejor lo que hace a un ser humano y a respetarlo”.

Al doctorarse, la Universidad de Yale lo contrató como profesor de Lingüística y Folclorística. Allí trabajó entre 1989 y 1991. “Siempre quise regresar a España, pero quería salir de Estados Unidos por la puerta grande, por orgullo”, reconoce.

juanjoprat4La universidad de Yale le sirvió de trampolín para abrirse camino en el difícil mundo universitario español. Estuvo en Saint Louis University, Madrid Campus; en la Universidad Europea de Madrid-CEES (1992-1995); también ejerció el cargo de director en el Colegio Mayor Galileo-Galilei, Adscrito a la Universidad Politécnica de Valencia. (1997-1998); regresó a la docencia en la Universidad SEK de Segovia (1999-2006), donde se hizo cargo del Departamento de Idiomas. A partir de 2006 trabaja en IE University, donde organizó y dirigió el Centro de Idiomas hasta 2012. Aquí imparte cursos sobre narrativa folklórica y sobre expresión académica, en inglés y en español.

Debido a problemas burocráticos en la homologación de sus títulos universitarios y a la lentitud de sus procesos, decidió hacer un segundo doctorado en Cultura y Comunicación por IE Universidad. “A punto de presentar la tesis, me llegó la homologación; ahora me llaman el ‘bidoctor’”.

Además de su último libro, Historia del cuento tradicional, Juanjo Prat ha publicado un libro sobre historia de la folclorística, Bajo el árbol del paraíso y un método de aprendizaje de inglés para universitarios españoles; tiene publicados varios trabajos sobre cultura popular y semiótica de la cultura en revistas y como capítulos de libros; ha dado conferencias sobre temas folklóricos, en especial sobre mitología, leyendas históricas y contemporáneas, así como sobre creencias reflejadas en tradiciones orales y escritas.

Los Clásicos Tropicales , su último proyecto

Tras un trabajo de investigación que lo ha tenido ocupado durante tres años Juan José Prat ha terminado un extenso estudio sobre los inicios de la música cubana de salón, que cubre todo el siglo XIX. Prat Ferrer, más conocido por su labor folclorística, ha sido profesor de Historia de la Música durante varios años para la carrera de Historia del Arte y ha dirigido tesis doctorales a músicos de reconocido prestigio. “Tras diez años de dedicación a la historia de la folclorística y al cuento tradicional, tenía ganas de entrarle a la historia de la música de mi país natal, pues la música es una de las facetas culturales que mejor  identifican lo cubano; quería saber cómo se formó en la época en que Cuba era española”.

Fue en este entorno cultural  donde el concepto europeo de compás (con pulsos regulares) se fusionó con el africano de célula rítmica que huye de la simetría y produce atractivas síncopas. El resultado fue una música que aparece a veces como alegre y juguetona y otras como lánguida y mórbida, pero que siempre es muy sensual, esta música gustó cada vez más y pronto comenzó a exportarse con el nombre de “contradanza habanera”, “danza habanera” o sencillamente “habanera”.  “Es como escuchar a un Mozart tropical”, dice Prat. De ahí le vino la idea de titular su obra “Clásicos tropicales”, nombre que ha adoptado el ensemble que en los últimos dos años las ha venido interpretando en diversos conciertos por Segovia capital y provincia.

Estas piezas, que se bailaron durante todo el siglo XIX, sobreviven hoy día casi en su totalidad en reducciones para piano que se guardan en archivos y bibliotecas. La labor del profesor Prat ha sido la de arreglarlas para cuarteto de cuerdas, guitarra y percusión cubana, y ofrecer las a los interesados para su estudio y ejecución junto con una introducción de más de ciento cuarenta páginas donde se explica su historia y desarrollo y además se ofrecen noticias sobre los autores de las ciento cuarenta y cinco piezas que ha arreglado. Casi todos los autores son cubanos, pero entre ellos hay también españoles y mexicanos y también  algún que otro estadounidense o francés que cultivaron este género según se internacionalizaba.

Como ya hizo con su Historia del cuento tradicional, Prat ha puesto su trabajo de manera gratis  a disposición de los interesados en Internet; se puede acceder a estos trabajos en Academia. edu, portal donde los académicos universitarios exponen sus trabajos.  Basta con hacer una búsqueda con los apellidos del profesor y las palabras “academia” o “clásicos tropicales” para tener acceso al trabajo y descargarlo. En Academia.edu, el más importante portal internacional donde los académicos universitarios dan a conocer sus trabajos, el prof. Prat ha colgado la mayor parte de su obra de investigación y la ha puesto a  disposición del usuario, con gran éxito, pues  se encuentra en el “Top 0.1%”, con más cien mil consultas, lo cual es una cantidad muy apreciable para un entorno universitario. Para facilitar la comprensión y como parte de su labor de difusión cultural, el profesor Prat también ha colgado de youtube los archivos sonoros de las piezas que incluye en su estudio. De esta manera se puede escuchar la música a que se hace referencia y así no solo comprender mejor la historia de la música cubana, sino también saborearla, que en el fondo, es de lo que se trata.

Artículo publicado en El Adelantado de Segovia el 14 de enero de 2016

 

Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept