26
Apr

The Museum of Segovia Receives from IE University a Gold Pin Found in Archaeological Excavations in Coca 

The funds of the Museum of Segovia guard today a new archaeological jewel. IE University has deposited a gold pin, which was discovered after excavations conducted by the Archaeology Unit at IE University in 1999 in Coca. The piece, according to research conducted by researchers Juan Francisco Blanco and Cesareo Perez, could date from the year 1,000 BC and it would be the first prehistoric gem that appears  in the urban center of the village.

La pieza fue descubierta por la Unidad de Arqueología de la IE Universidad en 1999. Distintos estudios de investigación datan la pieza, de origen irlandés, en el año 1.000 antes de Cristo.

Los fondos del Museo de Segovia albergan desde hoy una nueva joya arqueológica. IE University ha depositado un prendedor de oro, que fue descubierto tras las excavaciones realizada por la Unidad de Arqueología de IE University en 1999 en Coca. La pieza, según los estudios realizados por los investigadores Juan Francisco Blanco y Cesáreo Pérez, podría datar del año 1.000 antes de Cristo y se trataría de la primera joya prehistórica que aparece propiamente en el núcleo urbano de la villa.

El delegado territorial de la Junta, Javier López Escobar, ha estado presente en el Museo de Segovia durante el acto de entrega de la joya que ha realizado el director de la Unidad Arqueológica de la IE Universidad y codirector actual de las excavaciones, Cesáreo Pérez González. En el acto de depósito, también han estado acompañados por el director del Museo, Alonso Zamora.

La joya, que fue descubierta mediante trabajos de excavación realizados en la zona arqueológica de ‘Los Azafranales’, junto al cementerio caucense, pudo haberse fabricado en la actual Irlanda o Gran Bretaña. No obstante, a pesar del origen, la pieza, que data de la época del ‘Bronce Final Atlántico’ se pudo extraviar hacia los siglos VIII o VII antes de Cristo.

El buen estado de conservación de la joya y las investigaciones realizadas durante este tiempo han llevado a pensar que la pieza pudo ser utilizada como prendedor para el pelo o para sujetar algún manto o cinta a la cabeza. La pieza tiene una longitud de 82 milímetros, una anchura de 49 milímetros y pesa 10,438 gramos. Según indican los investigadores Blanco y Pérez, se trata de una joya compuesta resultado del ensamblaje de varios elementos, diez concretamente: dos conos de fino hilo de oro enrollado en espiral, dos clavillos con los que han sido cerrados y rematados decorativamente aquellos, cinco remaches y una aguja. Cada uno de los elementos ha sido fabricado por separado con distintas técnicas para después, ser ensamblados.

El hallazgo que recibe hoy el Museo Provincial tiene una especial importancia porque la pieza se ha conservado completa aunque uno de los conos se encuentra parcialmente deformado. Además, no es habitual encontrar este tipo de piezas de origen atlántico en yacimientos situados al sur del Duero.

Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept