16
Feb

El profesor Pablo Tejedo participa este año en su segunda campaña de investigación antártica. A través de este blog irá compartiendo distintas reflexiones sobre su experiencia 

Del 11 al 16 de febrero de 2011

Cierre de la campaña antártica 2010-11

El jueves 10 de febrero regresamos a Isla Decepción para procesar y ordenar todas las muestras que se recogieron en el viaje realizado por diferentes localizaciones antárticas. En el transcurso del desplazamiento recibimos el aviso de que nuestra partida se adelantaba un día, ya que se preveía mal tiempo y el Comandante del BIO Las Palmas quería aprovechar una ventana de buen tiempo que parecía existir entre dos frentes de tormentas. Estos cambios en la planificación son habituales en la Antártida, donde el clima tiene siempre la última palabra. No obstante, esta situación nos ha obligado a trabajar a destajo para preparar las muestras para su traslado a España y empaquetar todo el material científico a tiempo.

Lo peor de este cambio es que hemos tenido poco tiempo para despedirnos de nuestros compañeros de la BAE Gabriel de Castilla. Afortunadamente, la víspera de nuestra salida pudimos disfrutar de una sencilla celebración que se organizó para despedir a  todos los científicos que viajábamos al día siguiente hacia Ushuaia. Fue un momento muy emotivo, ya que se hizo entrega tanto de una foto conmemorativa de la estancia en la base como de una bandera de la XXIV Campaña Antártica.

El sábado 12 el BIO Las Palmas nos recogió en Isla Decepción y pusimos rumbo a la BAE Juan Carlos I. Al atravesar los Fuelles de Neptuno cumplimos con una vieja tradición antártica que dice que si se brinda con una copita de champán al abandonar Puerto Foster, se regresará a Isla Decepción. Aferrándonos a esta esperanza, disfrutamos  de un relajado viaje hasta la Isla Livingston, donde arribamos a la BAE Juan Carlos I para dejar a unos técnicos de la Unidad de Tecnología Marina del CSIC. La idea inicial consistía en ir el domingo día 13 a la base brasileña Comandante Ferraz a recoger a tres científicos españoles que habían realizado allí una estancia para investigar la flora antártica. No obstante, vientos de 60 nudos impidieron la operación y tuvimos que permanecer al abrigo del clima en una bahía hasta el día siguiente.

Por fin el día 14 a las 5:00 am nuestros compañeros pudieron subir a bordo y pusimos rumbo a Ushuaia. En esta ocasión el Mar de Hoces nos respetó y pudimos realizar la travesía sin mayores contratiempos. Esto significa que pudimos comer e incluso ducharnos, algo que no suele ser habitual en el Drake, ya que el oleaje convierte la visita a la ducha en un deporte de riesgo. A nuestra llegada a puerto coincidimos con el Polar Star, un crucero turístico que hace unos días sufrió un pequeño accidente y que se perderá el resto de la temporada para realizar las oportunas reparaciones. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas ni daños al medio ambiente. No obstante, en los últimos años este tipo de accidentes son cada vez más habituales y la comunidad científica internacional está incrementando la presión para que el control sobre estas embarcaciones sea más estricto.

Ahora estamos en Ushuaia cerrando los últimos flecos de la campaña. Aunque hayamos salido de la Antártida gran parte del trabajo ha quedado todavía pendiente. Hay que pensar que no tendremos acceso a las muestras que se  han ido tomando hasta el 18 de abril, momento en el que el BIO Las Palmas regresará a Cartagena, su base habitual. A partir de ese momento habrá que procesar las muestras, mandarlas a los laboratorios para los correspondientes análisis, interpretar los resultados y elaborar los oportunos informes y artículos. En resumen, hoy cerramos la fase de trabajo de campo de esta campaña pero el sueño antártico continua.

Nos vemos en breve por el campus de Segovia.

Comments

[...] Crónicas desde la Antártida (VI): Cierre de la campaña antártica 2010-11 [...]