13
Jun

De expedición en la Antártida

Written on June 13, 2008 by Roberto Arribas in Highlights

Jorge Cuéllar Foto agencia EFE.jpg

Un grupo de científicos españoles de varios laboratorios están participando por primera vez en un proyecto sobre la adaptación de los seres vivos a las bajas temperaturas en la Antártida. “No todos los días se puede estar rodeado de científicos tan cualificados ni estar viviendo en un paraíso natural como es la Antártida”, afirma Jorge Cuéllar, doctor en Biología Molecular del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) y antiguo alumno de nuestra Universidad. Desde la Antártida, Jorge Cuéllar nos ha contado cómo está siendo su experiencia.

 

Este joven segoviano, que se licenció en la licenciatura de Biología en lo que es ahora IE Universidad*, explica que para su futuro profesional fue importante la beca de colaboración que le concedió la Facultad de Ciencias Experimentales el último año de la carrera. Así, pudo participar en un proyecto de investigación sobre compuestos nitrogenados, dirigido por sus entonces profesores Samuel González, Ana Martín y Javier Lacadena.

 

Más información: Jorge Cuéllar, ex alumno de Biología, en la Antártida

Hace ya cinco años que Cuéllar se incorporó al CNB gracias a una beca de formación de investigadores del antiguo Ministerio de Educación y Ciencia para realizar su doctorado en Biología Molecular. Pero no olvida la experiencia investigadora que obtuvo con su paso por nuestra universidad, ya que, según reconoce, “fue valorada muy positivamente para que me concedieran la beca predoctoral del CNB”.

 

Actualmente, este biólogo, que se encuentra ahora mismo en la Antártida, confiesa que “lo que estoy viviendo es muy especial, es una experiencia única”. El año 2008, también lo recordará siempre: a pesar de que ya había asistido a varios congresos y workshops internacionales, nunca había tenido la oportunidad de participar en una expedición científica de esta importancia. “Es muy gratificante que te llamen para participar en un proyecto financiado por el programa antártico de los Estados Unidos”, añade.

 

El estudio se centra en el análisis de varias familias de proteínas que tienen una función muy destacada en procesos como la división celular. Pretenden averiguar cuáles han sido los cambios sufridos en algunas proteínas y componentes importantes que han permitido a estos peces que puedan vivir en temperaturas muy bajas.

 

No obstante, los científicos españoles allí desplazados todavía se encuentran en una fase inicial del proyecto, basado en la purificando de todos estos componentes esenciales para cualquier célula. De esta manera, en una segunda fase pasarán a compararlas con los organismos mesófilos, que son seres vivos que necesitan una temperatura media de 20 a 45ºC para desarrollarse.

 

Las condiciones climáticas en la Antártida son extremas, entre -5 y -15ºC, y con la proximidad del invierno el clima empeora. Esta situación no ayuda, aunque la mayor parte del trabajo lo realizan en el laboratorio y no perciben el frio del exterior. “No he tenido muchos problemas para adaptarme a las condiciones meteorológicas, -afirma- excepto algún mareo en el barco, provocados por los fuertes vientos de esta región”.

 

En Palmer Station, que es el centro donde están trabajando, hay grupos de trabajo muy heterogéneos que, dada la diversidad de personas, podría plantear dificultades. Sin embargo, el trabajo es muy productivo. Jorge Cuéllar reconoce que para él es un gran privilegio estar rodado de expertos en el campo de la división celular debido a que su formación está más relacionada con la estructura de macromoléculas.

 

El biólogo licenciado en nuestra universidad confiesa que “es muy fácil trabajar en esta base científica norteamericana”. Disponen de todos los instrumentos e instalaciones necesarias para desarrollar sus objetivos de una forma eficaz. Además, aunque gran parte del tiempo están ocupados, existen varias actividades de ocio. “Antes de llegar me preocupaba bastante el hecho de estar rodeado de hielo y que se pudiera convertir en algo monótono y aburrido”, admite.  

 

En definitiva, Jorge Cuéllar está impresionado y puntúa a la organización de la expedición con un sobresaliente. Todavía sigue sorprendido con la excelente planificación, ya que se han tenido en cuenta hasta los detalles más insignificantes.

 

*Denominación en trámite. 

 

Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept